Los despistes de Marcos tiran su cena por la borda