Monja se coloca a la cola con un menú 'milagroso'