Los ingredientes hablan con Jacobo pero la presión le supera: “Me rindo, no cocino más”