El menú de los mil y un ingredientes de Patricia Sanz: la jefa de cocina, que no chef