El menú incomible de Fernando acaba con sus ilusiones de hacerse injertos de pelo