El menú exquisito de Nagore se ve empañado por el postre: “¡Y no tengo papel del wc en casa!”