Un menú casi casero y con algún imprevisto, la apuesta para ganar de Sandra