Las coquinas más lavadas de Alexandra arruinan su menú