El menú “afrodisiaco” de Manolo peca de poco elaborado