El menú de Paqui Montero: “Escaso” y “descolorido”