Al marmitako de Bernabé le llueven las críticas