Marisco y aires japoneses en el arriesgado menú de Cristina