El “casoplón” y la cena de Jacobo convencen a Elena: “Está para pensárselo”