Manolo y Sandra hacen hueco para el plato principal con las botas de rebote