Una longaniza mantiene en vilo a los comensales de ‘Ven a cenar conmigo’