El piquillo de Lolo sorprende a los trogloditas con un punto perfecto de sal