Lola no deja nada al azar y se trae su propio kit de supervivencia