A falta de hielo picado... ¡Kiko Rivera se toma una sopa de Coca-Cola!