Juan Andrés Maya nos demuestra sus dotes con el japonés