Ni el voto justo consigue arrebatarle el premio a Jaime