Un chalet de 270 metros con piscina, decoración vintage y cinco hornos, el lugar de la cena de Jacobo