El quinto invitado de Maribel: las cenizas de su madre, metidas en una figurita de búho