Las buenas intenciones no siempre triunfan: la fiesta de Cris acaba en lágrimas