Un incidente con el fuego no enturbia el elaborado menú de Ángel Garó