El que avisa no es traidor: “Estoy pica mucho”