Alberto nos desvela su gran habilidad: ¡Partir flechas con la garganta!