Guerra de gatas: Mara y Fátima no se pasan ni una durante la cena