Una fiesta flamenca, lo mejor de la cena de Sergio Motera