Entre fantasmas y wasabi: así ha sido la cena de Jacobo