¡Desastre! El entrante está “insípido”, “incomible” y “muy soso”