La entrada triunfal de Esther: no saluda a nadie y no para de criticar