Ainoa encuentra en la habitación de Jesús algo que no podía ni imaginar