La cena de Emilia termina con el (no) abandono de Arancha