Elena no puede comerse el pulpo: "Me dan asco los tentáculos en la boca"