El drama del salmón: las vegetarianas no pueden ni ver el plato