Una cena desastrosa de Ruth termina con flamenco y bulerías