Desastre absoluto: la salsa de las carrilleras de Sandra resulta un fiasco total