Arzobispo y profesor de baile, David lo tiene todo