Dardos voladores: Deiver coquetea con Marco, le regala el oído y le apuñala por la espalda