Unos dardos y algunos chistes: La sorpresa final de la cena de Manolo