Marío cambia los cuchillos por navajas personalizadas en su cena más rockera