Cristina, una alérgica a la lactosa que toma leche pero no ternera