Los concursantes pasan de las críticas culinarias a las críticas personales: toma ‘zascas’