Los comensales se chupan los dedos con las ‘Polcretas’ de Mirko