Los comensales alucinan con la cena de Antonio: “No tiene ninguna pega”