Chupar y repetir, las claves del menú de Mariani