Una chirla asesina y mucho color el martes en casa de José Ángel