El menú del 'Chinche verde' divierte pero no convence a sus anfitriones