Mucho rosa, purpurina y presencias paranormales: Así ha sido la cena de Pablo