Los comensales se quedan con hambre, pero aprueban el menú de Pablo